El uso de las palabras

El uso de las palabras. 

El español es un idioma muy rico y no precisamente sencillo. Evidentemente, con ser nativo no basta para ser un experto. En muchas ocasiones, necesitamos consultar el significado de palabras en nuestra propia lengua, por muy cultos o leídos que seamos. Y no solo eso, si no que a veces, creemos que sabemos cómo usar un término cuando en realidad lo estamos haciendo mal. Por ejemplo, ¿cuántas veces habremos visto la palabra “estimación” mal empleada sin tan siquiera darnos cuenta? Es hasta común escuchar una frase como esta: “Según las estimaciones privadas, la inflación anual ya supera el 41%” (http://www.clarin.com/politica/estimaciones-privadas-inflacion-anual-supera_0_1230476953.html). Pero “estimar” es apreciar, dar valor a algo, por lo que la anterior expresión carece de sentido. Deberíamos decir  “según los cálculos”, por ejemplo, pues si consultamos cualquier diccionario, veremos que ninguna de las acepciones de “estimar” se corresponde con el significado que pretendemos expresar.

¿Qué otras palabras usamos mal? Debido a la influencia de los medios, que a veces no emplean el español más correcto, tendemos a cometer ciertos errores, cada vez más generalizados. Aquí reunimos algunos de ellos.

Clima: el clima y sus derivados hacen referencia a la temperatura y demás condiciones atmosféricas o meteorológicas características de un lugar. Las condiciones diarias, como el sol, la lluvia o el viento, no son lo mismo que el clima. Podemos decir que hoy hace buen tiempo, pero no que hoy tenemos buen clima. En cambio, sí podemos hablar del clima que predomina en una determinada región.

Cesar: es un verbo intransitivo, es decir, no se puede utilizar con un complemento directo, por lo que una persona puede cesar de ejercer, pero no es posible “cesar a alguien”, aunque sí se le puede destituir o pedir el cese. Si consultamos un diccionario, veremos que siempre se nos indica cuándo un verbo es transitivo o intransitivo.

Entrenar: es un verbo transitivo, por lo que necesita complemento directo. Los deportistas, por ejemplo, no entrenan, se entrenan, y quien entrena es el entrenador.

Confrontación: no es lo mismo que enfrentamiento. Confrontar es cotejar, comparar, o bien poner a una persona frente a otra, cara a cara.

Los diccionarios más recomendables y útiles, en mi opinión, son los siguientes:

  1. En primer lugar, por supuesto, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, tanto en papel como online,  y también el Diccionario panhispánico de dudas
  2. El Diccionario de uso del español de María Moliner, por el momento, disponible solo en papel

Y, por supuesto, para cuando queramos escribir o leer algo más específico, siempre tenemos diccionarios muy curiosos, aunque más “rústicos”, como este de voces canarias: http://www.iac.es/galeria/westend/guanye.html; este de términos criollos: http://www.folkloredelnorte.com.ar/terminos.htm, o este de las jergas del habla hispana: http://www.jergasdehablahispana.org/, que aunque de momento solo se puede adquirir en papel, su web es muy interesante y en ella tenemos acceso a muchos ejemplos y curiosidades del habla hispana.

Otro recurso que nos puede resultar muy útil a la hora de escribir, son los diccionarios de sinónimos y antónimos, que nos ayudarán a evitar repeticiones innecesarias y asonantes. Los procesadores de texto suelen incluir este tipo de diccionarios, por lo que una opción es utilizar el de Microsoft Word, por ejemplo, pero también encontraremos infinidad de ellos online, como el de El País o El Mundo.

Y en caso de necesitarlos, también podemos contar con infinidad de diccionarios especializados o técnicos en la red, como el diccionario jurídico Enciclopedia jurídica, el diccionario médico-biológico, histórico y etimológico Dicciomed,  o lo que se nos ocurra.

No importa qué busquemos, gracias a los recursos de los que disponemos hoy día en internet, tenemos acceso prácticamente a cualquier información, tan solo hemos de tomarnos la molestia de buscarla, y si la calidad o exactitud de nuestros textos va a depender de si nos tomamos o no esa molestia, siempre merece la pena. Cuando tengamos dudas acerca de cómo emplear una palabra, debemos buscarla, comprobar su significado, pues mejoraremos la calidad de nuestras obras y además aprenderemos algo nuevo.

Andrea Nunes. España.

Otras publicaciones que podrían interesarte:

¿Viniste o vinistes? ¿Había o habían? ¿Hecho o echo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s