Valórate, por Xavi Benigni

VALÓRATE

Tú, que me estás escuchando. Seas quien seas, no importa. Deberías escucharme, tan solo un momento… no pido nada más.

¿Crees que soy un vídeo como los otros? Sí, lo soy. Casi quiero decir lo mismo, pero de una forma diferente, a mi manera.

¿Estás triste ahora mismo? Espero que no.

Si no lo estás: cierra este vídeo, apaga el ordenador, abre esa puerta y vive tu vida.

Si lo estás, escúchame.

¿Me miras con ojos secos o has abierto el vídeo con lágrimas en los ojos?

No te avergüences de llorar si lo necesitas.

No sabes cuánto me gustaría estar hecho de papel para bañarme en tus lágrimas.

Llorar ante una hoja en blanco es como escribir las emociones más fuertes.

Y aun con todo, me conformo con lo que soy, sabiendo que un papel, no lo voy a ser nunca.

A veces las cosas son así, ¿no lo crees?

Con eso quiero decir: a veces tenemos que conformarnos con lo que somos, ¿no?

Cuántas veces te habrá pasado, no me lo puedo ni llegar a imaginar.

Demasiado gorda, demasiado baja, despeinada.

Nunca demasiado rápida, nunca demasiado cariñosa, nunca demasiado tranquila, nunca demasiado enamorada.

Nunca suficiente.

Pero ¿quién dice después que no seas suficiente?

Crees de verdad que tu corazón.

– Dios mío, tu corazón. Está lleno, ¿no es verdad?

¿No quiere suficiente?

El amor no se mesura.

O quizás se quiere demasiado.

Pero no, ¡no pienses eso! Como yo digo, no existe DEMASIADO AMOR.

Y ¿quién dice que tú no seas guapa?

Quizás sea tu espejo.

Que después los espejos no hablan ni piensan.

¿Por qué te fías de un objeto?

No puedes fiarte de un objeto, antes fíate de de los ojos de una persona que realmente te quiera.

Ellos siempre te verán guapa, tal y como eres.

Pregúntaselo a tu madre, tu padre o a  tu hermano.

O a tu compañero de mesa, mira. Quizás él te quiera en secreto.

En fin, cierra por un momento tus ojos y abre los de aquellas personas que están a tu lado.

Pruébalo.

¿Te ves?

Dios mío, eres preciosa, te lo prometo.

Escribiría horas seguidas sobre tus ojos o tus manos.

Son detalles. Pero deberíamos dar siempre más importancia a los detalles.

Porque son aquellos que hacen a cada persona única.

Tú también eres única.

Tienes el color de piel como tu amiga, la misma sudadera que aquella cantante famosa que tanto te gusta, los zapatos de tu personaje favorito.

Pero son tus detalles.

Estos detalles son aquellos labios, aquella sonrisa, aquellas manos, aquellas cicatrices, aquellos ojos, aquella manera de escribir, aquellas uñas mordidas, aquella forma de gesticular, aquellas cosas que te hacen irrepetible.

¿Sabes qué les pasa a las cosas irrepetibles?

Que son recordadas.

Que son queridas para siempre.

Y que han llegado a ti.

Tal y como tú llegarás a los otros.

¿De verdad querrías perder esta ocasión?

A veces tan solo te gustaría acabar con todo, lo sé.

Una hoja no tiene corazón, pero tiene orejas.

Siento lo que dices.

Siento lo que lloras.

Pero ahora piensa, te lo pido:

¿Qué es el presente?

Un momento tan breve que en un abrir y cerrar de ojos ya ha pasado.

Y esta frase ya ha pasado en el momento en el que la digo.

Y lo que pienso ya es futuro.

¿Dónde está el presente?

Pero lo que realmente quiero decir es que por fuerza lo que vives en el presente no perdurará en el futuro.

Estás triste hoy, está bien.

¿Y mañana?

Yo no lo sé, nadie lo sabe.

Nadie aparte de tú misma,  tú puedes decidir cómo va a ser tu mañana.

Y aquello que, además, puedo hacer yo ahora, antes de ser, quién sabe, olvidado, compartido, eliminado, despreciado o querido, es decirte que debes decidir cómo quieres ser en realidad.

Quieres ser feliz mañana, claro que sí.

¡Pues empieza!

No vas a ser feliz de un día para otro.

Sería imposible para cualquiera.

Pero mañana puedes hacer un pasito hacia adelante. Quizás puedes tender una mano.

Así quizás alguien puede cogértela fuerte y te puede ayudar a tirar hacia adelante más rápido.

¿Y si esta mano alguna vez llegara a importar? Debería ser capaz de levantarse sola.

Y lo conseguirás:

porque los humanos hemos nacido para levantarnos solos.

Y si hoy no te quieres, prueba a enamorarte mañana.

Pero no pienses que esto es el fin, ¿vale?

No lo pienses más.

Porque el fin solo llega a quien no tiene posibilidades.

Y tú tienes.

¿No me crees?

¿Quieres decirme que si un amor no te quiere, no te puede querer a nadie más?

Date tiempo. Dale tiempo.

El amor es un poco lento, ¿sabes? Aún no ha encontrado gasolina para el coche, así que va a pie.

Y se le tiene que esperar.

Se le tiene que esperar y se ha de sufrir un poco, mira.

Porque todas las cosas bonitas esconden cosas malas.

Que luego no son malas.

Tan solo son menos bonitas de lo que esperábamos.

Y tu sonrisa, ¿quisieras tenerla siempre en la oscuridad?

Pero si eres preciosa cuando sonríes. Sucede una vez al mes, quizás. Y quizás es por casualidad o sin darte cuenta o por poco tiempo.

Quién sabe.

Pero pasa; y es el día que espero con más ganas.

La cosa más bonita es que no soy el único que lo espera.

Hay muchas otras personas que lo esperamos, muchas otras personas que creemos que eres preciosa, porque realmente lo eres.

Muchas otras personas que sabemos que si continúas con la vida serás feliz y tendrás lo que mereces.

Xavi Benigni (Youtuber). España.

Otras publicaciones del mismo autor:

Fíate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s