A veces te pienso, por Fernando Bermúdez.

A veces te pienso

A veces te pienso, te miro en suspiros, camino en el tiempo, te vuelvo a mirar cuando nadie me mira. A veces te quiero & muchas otras te olvido, no te compenso con nada, eres alba que muere entre días, eres mi piel que se enfría, te mantengo como llama en mi ser, te me haces lejana cuando te pierdo la pista, te me haces kilómetros en un camino lleno de atajos. A veces eres fantasma que me persigue en mis noches de insomnio, te quisiera para mí & para hacerte eterna, pero en días como hoy, con tanto que extrañar & poco que perder, suelo acariciar tu recuerdo diciendo te quiero.

Tal vez me encuentro vacío o solo esté lleno de nada, estoy temblando de frío, me estoy quedando sin recuerdos. Desde que te marchaste este corazón ya no es habitable, estoy tratando de olvidar tu nombre, tu color de piel, el lunar 27 que tienes en la espalda, esas piernas que contaba a besos. Ya he ordenado borrar tus huellas del mapa, y por cualquier situación que pueda ocurrir me he pegado un tiro, por si no muero en el transcurso de mi vida.

            Puede ser poco realista extrañarte tanto, pero lo hago; te extraño como extraño a la luna en tiempo de sequía. Eres un silencio que atrapa miradas & recuerdos, podría tenerte en mis dudas, en mi piel, como perfume de ternura ahí en la intemperie, escondida de mi tacto, huyendo de una historia entre mis días, efusiva con tropiezos, aunque a veces debería dejar que te marcharas para respirarte al compás de mis destierros, de mi calma & mis sombras.

            Siento un calor que recorre mi cuerpo hirviente, vulcano con ganas de erosionar entre espacio & tiempo; tengo ganas de que llegue la noche & volarme a tu morada, abatirte los sueños & quedarme contigo. Tengo ganas de ser inmune a la distancia & tomarte a cada legua, tengo muchas ganas de quedarme perpetuo entre tu piel, ahí tatuado como los recuerdos que se marchan hasta el último aliento; tengo ganas  de no pensarte ahora pero no puedo, ya eres una fiel mensajera de mi pluma, ya eres tertulia, eres musa, eres una luna llena que abate mis labios en tiempo de abstinencia, ya eres un pensamiento intenso que canta & llora al mismo tiempo.

            Aunque a veces te pienso, muchas otras te siento como se siente el frío & el calor del clima, el de tu cuerpo; ahora te dejo ardiente entre mi pluma para sentirte al despertar. Cada vez que te recuerdo, se me pinta una sonrisa, pero cuando te me haces kilómetros hay una silueta de tristeza que me abate & dejo de sonreír.

La distancia es de mares & de playas, las leguas no van conmigo, son demasiado largas; bellas, pero largas. Solo dejaré mis ojos en cierre, dejaré que la mañana sea mi próximo verano, dejaré que te mermes en mi mente, así como la muerte nos merma con el tiempo. Igual te llevo conmigo en mi último camino.

“El amor es ciego, a veces sordo, es verbal, de tacto & el resto de su vida emocional”.

Fernando Bermúdez. México.

Otras publicaciones del mismo autor:

Tierra                        Noches & Caminos              No me importaFernando Bermúdez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s