A la deriva, por Isobel Ulquiorra

A la deriva

A la deriva

Comienzo a acostumbrarme
a ser un extraño sin más.
Sentado y observando,
como la gente viene y va;
cada quien andando,
solo o con su igual,
en familias o en intentos sin remedio.

Muchos no se percatan
de mi insignificante presencia.
Sólo hasta que saco mi pluma,
soy alguien para ellos.
Se siente una calma,
al ser alguien
sin identidad para los ojos ajenos.

Nunca sabrán mi pasado, ni mi futuro.
El no estar atado a algo o alguien,
es como vivir por vivir….
Los lazos, pueden convertirse en cadenas.
Las cadenas, pueden convertirse en prisiones.
Elijo esta libertad, que tiene como precio esta soledad.
Estoy sin rumbo fijo, simplemente a la deriva…
como un bote, en medio del mar.

Isobel Ulquiorra. México.

Otras publicaciones del mismo autor:

Inmortales                        Todas las mujeres                        Podríamos morir mañana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s