Noches & Caminos, por Fernando Bermúdez

Noches & Caminos

Cada camino, cada silencio & ganas de huir; sucede una vez en cada rato contigo, aparece en cada esquina, suplica jugar con los miedos, se enamora de la soledad & a cada parpadeo se siente cada vez más cerca del olvido.”

Infringir en una mirada dispersa a la naturaleza de quien nos motiva, agregarle el luto a quien nos desea, mirar siempre tinta sin mancha, oscuridad en un vacío muy colorido. El cielo miente a través de su llanto, moja cada peldaño de soledad, corren sus lágrimas por veredas, calles & laberintos abandonados por las pisadas constantes de sus visitantes.

Las raíces modelan primavera, la belleza se sonroja & se intimida en los ojos de los niños, la tertulia viaja a través de sus momentos, suspiros que tenuemente se apegan con los días, las risas & los gritos suenan como eco. La música moría en cada uno de los tiempos, los rostros ya eran menos & sus siluetas se hacían sombra sobre mi tinta, los manos ya viejos me contaban sus historia & yo tan jovial como su tiempo entre mis ojos.

            Extrañaba poco a poco a sus ciegos, esos ciegos que se miran & se enamoran & se marchan tras de fotos, de recuerdos & muchos días sin tenerse, extrañaba el arte sus manos, las caricias sobre sus paisajes, el tono fresco sobre sus recuerdos & entre tanto espacio colorido ya no veo ningún alma en pena, ya no encuentro a sus fantasmas, ya no escucho sus desgracias.

            Solo gritos que enmudecen mis tertulias con las calles, unas calles tan resecas & tan lujuriosas que me aclaman para no quedarse solas, ya no veo las miradas, ya no siento una brisa que camina, solo me siento, solo recuerdo & solo traspaso la agonía de mis caminos.

            Miro el cielo triste sin ningún invitado, con carencia de la luna, con miradas nocturnas en lugares, con miradas extrañas, preguntándose entre sus moradas lo mismo que yo, pero con emociones diferentes & amores de improviso. La noche es muy larga & mis miradas muy apáticas, la noche casi no habla, es muy tímida cuando está sola, la noche es infinita, se mira sola cuando nadie la visita, la noche me sonríe, la noche agoniza cuando sale el sol & mis miradas mueren & comienzan mis locuras.

Le dijo aquel joven a su pluma mientras se quedaba sonriente entre sus letras…

 

“cada noche camino & me siento solo, cada noche es igual, cada noche muere conmigo & comienza a soñar”.

 Fernando Bermúdez. México.Fernando Bermúdez

Otras publicaciones del mismo autor:

A veces te pienso                            

Tierra

No me importa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s