Quizá la noche llegue antes de ser invocada, por Mónica Olivares

Quizá la noche llegue antes de ser invocada.

 

La lluvia cae para terminar este domingo,

caigo

en esta cama solitaria,

desde mi ventana escucho estruendosas campanas,

sonidos extraños,

y mis plegarias que nadie escucha,

caen

mis párpados.

Las manecillas del reloj,

mi silencio

(Y)

también

caerán

mis sueños.

 

Mónica Olivares. México.

Otras publicaciones de la misma autora:

Apariciones                    Demencias electrodomésticas       Prisiones cotidianas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s