Si decides quedarte, por Jenny Fernández

Si decides quedarte

si decides quedarte

Si te quedas, que yo no tenga que convencerte de que valgo la pena. Si te quedas, que sea porque tu piel me necesita, porque tus ojos no ven más allá de mis caderas, porque tus manos solo quieren enredarse en mis rizos.
Si te quedas, que tenga yo toda la culpa por haberte vuelto loco desde el principio. Que tengan la culpa mis ojos por chocarse siempre con los tuyos. Por no saber estar en silencio. Que tenga la culpa mi pintalabios, por ser imposible de borrártelo. Mi perfume, siempre pegado a tu ropa. El coche, testigo de cada uno de nuestros conciertos privados en acústico, y la radio, que siempre pone nuestras canciones.
El sofá que nos vio hacer de todo con cientos de películas de fondo. La bañera, llena de secretos con espuma… y algo más. La cama, dueña de nuestros suspiros más íntimos.
Que sean culpables mis labios por hacer sonar distinto tu nombre en ellos. Que sean culpables por andar buscando siempre un trozo de tu piel al descubierto y llenarte de besos.
Culpables todas las demás por no parecerse a mí, culpable yo por ser todo lo contrario a ellas. Culpable tú, por no saber vivir sin mi caos.

Y si decides quedarte aquí, conmigo, ya sabes lo que hay; la mayor locura escrita jamás…

Jenny Fernández. España.

Este texto es un fragmento de su libro, Los suspiros de Nay.

Anuncios

Un comentario en “Si decides quedarte, por Jenny Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s