Recuérdame, por Fernando Bermúdez

Recuérdame

            Recuérdame que sigo aquí, que la luna calla con fuerza, grita con tiempo & me arrulla entre mi muerte; como lo hace con la muerte ajena, con los sueños o con los amores.

            Recuérdame, vida mía, que la vida pesa mientras nos desnuda, mientras nos saborea, nos conquista & nos regala al mundo para hacerlo nuestro. Cada vez que podamos, cada vez que queramos, como tú & yo de esa manera tan diferente, en que nos regaló el desastre & conocimos el amor en tiempo de malestares, en primavera, en lluvias lejanas, en sol radiante, en estos días que nos queremos & aún nos preguntamos ¿por qué?

            ¿Por qué? Saber, sería demasiado aburrido, el amor se hizo para descubrir, para vivir & volver al tiempo, & descubrir lo que antes no pudiste por falta de tiempo, de ganas o simplemente, la pasión ganó. Por mil razones, pero seguiría perdiéndome para que me encontraras, seguiría siendo misterio para que me descifraras, seguiría siendo marea & tú mi luna llena, pero siempre contigo, siempre, vida mía.

            Recuérdame que me hago lejano, que pienso tus besos, que te tengo miedo, miedo de no poder hacerte pasado, de desnudarte en mi mente & que seas una condena, una tertulia & mis placeres compartidos. Recuérdame ahora que no te siento tan dentro, que te mantienes encajonada en mi habitación, en un suspiro de días, ahí en mi siguiente día, en mi siguiente vida, eres esa muerte que cala & se te cierran los ojos & te haces inamovible a los sueños de otros, te me haces irresistible.

            Ahora que me he quedado solo, no aguantaré sin ti, no podré dar un solo paso en falso si estás lejos de mi cuerpo, levitaré en mi dolor,  mientras te me haces agonía, me dejaré caer hasta las nubes & regresaré de esta vida hecho añicos, cubierto de demonios, de letras varadas, de sueños silenciosos, con memorias que me estrujan como ahogo constante en nuestro recuerdo.

         Recuérdame tú que puedes, que lo que me hizo renacer un día, ahora se muere & mis recuerdos son de a veces & no de siempre, recuérdame que yo te espere en mi siguiente vida, que he dejado bien escrito nuestros nombres.

           Recuérdame tú que puedes, que esta noche viajaré con tu recuerdo, pero mañana puede que te me olvides en nombres, recuerda tú que puedes, que yo ya estoy muerto en vida, pero nunca olvides el amor que te canté cada noche, los rosales que planté para ti, que aunque yo no te recuerdo, sabes que te seguiré amando.

“Recuerda tú que puedes, que yo te espero en mi próxima vida con la que hoy no pude recordar”.

Fernando Bermúdez. México.

Fernando Bermúdez

Oras publicaciones del mismo autor:

Tierra                         A veces te pienso                             No me importa

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s