10 consejos para escribir un buen relato de ficción

Para escribir bien lo importante es…

1. Escribe.

2. Escribe no importa cómo ni dónde: a pluma, a boli, a pilot, a lápiz prestado por un camarero, a máquina, a ordenador. Escribe primero sin darle importancia a ese hecho. Porque sí. Igual que se hacen otras tantas cosas a lo largo del día.

3. Escribe sin darte la menor importancia. Sin creer que vas a hacer algo inaudito, inédito, inconmensurable. Escribe como la minúscula persona que eres. Que solamente fluya, como una existencia cualquiera. Escribe sin pudor.

4. Empieza a pensar en que estás escribiendo. Que aquello que sale al paso de tus dedos (y surge de tu pensamiento o de quién sabe qué recóndito sitio de ti mismo) es material inflamable y depende de ti, estás construyendo algo, diciendo algo: porque no somos nadie, pero tampoco nadie es nosotros. Sobre todo, no pienses en ningún lector futuro (¡ninguno!). Y piensa que todo vale.

5. Escribe; es un juego, es una dinamo. Vas a transformar unas palabras en un pequeño mundo donde ocurren cosas. Acércate y observa: cambia de sitio las figuras, acerca aquellas dos, prende fuego a esa casita con una cerilla, empuja con el dedo ese camión hasta que casi atropelle a tu personaje favorito. Convierte esta dulce mañana en el día del juicio final.

6. Compártelo, no tengas miedo (pero tampoco seas pesado ni plasta, no todo el mundo quiere leerte). Busca a alguien en quien confíes y deja, con ausencia total de soberbia, que espachurre tus figuritas y opine sobre la horrible construcción de tu Lego. Aunque sufras, deja que lo haga. Muy probablemente tenga razón (y además luego puedes volver a ponerlo todo en su lugar, en caso de).

7. Después de la parte divertida llega la parte profesional o perfeccionista. Encájate en la cabeza el casco de obra y mira tu pequeño mundo hasta que empieces a sudar, hasta que la vanidad dé paso a la vergüenza. Seguro que necesita arreglo. Y seguro que tú puedes arreglarlo. No te quieras demasiado a ti mismo, no tengas piedad, ni prisa. Ahora es tu construcción de Lego lo que importa.

8. ¿Te lo has pasado bien? Piensa que es importante pasárselo bien. O sufrir. O ponerse nervioso. O sentir que uno no será capaz y luego superarse. O sentir nostalgia, duda, arrepentimiento, asco: en fin, algo. Incluso frío. Si no, para qué.

9. Olvida todas estas tonterías que he dicho. No hagas caso de nadie. Y sobre todo hazte a la idea de que el mundo editorial No Existe. Vive tu escritura como si no existiera.

10. Bueno, olvida todo esto menos una cosa: del punto 1 al 9, cada palabra puede ser traducida en una sola: lee. Lee. Lee. Lee. Lee para siempre, como si fueras un niño que empieza. Todo está ahí.

Lara MORENO

(Publicado en la revista Eñe)

Origen: del blog Escritores Noveles (10 consejos para escribir un buen relato de ficción)

Anuncios

¿Y si bailo al compás de tu mirada?, por Katherine León Gómez

¿Y si bailo al compás de tu mirada?

Se marchitó, simplemente se fueron sus cenizas en el viento, y aún preguntas si estoy bien. No puedo creer la complejidad de tu ignorancia.

Si grito a los vientos, si bailo al compás de tu mirada, si lo que te digo es realmente sincero, es lo que quiero que veas cuando me mires, eso es lo que quiero ser para ti; tengo miedo a que me conozcas, tengo miedo de que al caer el sol sepas lo psicópata que soy imaginando fantasías contigo, tengo miedo a que veas mi represión en el cigarrillo de todas las noches al ver que tú estás dedicándole tus suspiros a tu hermosa amada. Solo te pido un favor antes de que partas: mírame a los ojos y enamórate de mí.

y si bailo al compás de tu miradaKatherine León Gómez. Colombia.

Otras publicaciones de la misma autora:

¡Oye!               Pensando en ti            Sus ojos

Misa en sangre

Compartido desde Arte y denuncia

“LA SANGRE NO LAVA LA SANGRE; LÁGRIMAS LAVAN LA SANGRE”
–VICTOR HUGO

Para las víctimas en el Pulse Nightclub, Orlando, Florida.

ORIGINALMENTE PUBLICADO EN MISA EN SANGRE – POEMUNDO

Hoy no se baila
La pista esta roja
La música ha callado
Un ladrón cernícalo
Revolcando en su lodo y detrito
Trajo el mensaje de Ba’al
Al súmmum de la algazara…

Leer entrada completa en el blog original: Misa en sangre

Como el sol, por Geovanny Soto Sosa

COMO EL SOL

Yo sé que volverás mañana…
Como el sol, sé que volverás mañana…
y calentarás otra vez la casa, mi cuerpo y las almas.
En tu equipaje se escondieron tus risas,
las que me enamoraron, las que adelantaban a
todas las tristezas enraizadas en el
substrato de mi mente,
las que dejabas para velar
el sueño rosa de los niños en su cuarto.
Las paredes de esta casa… de tu casa,
revivían ante tu despertar en cada aurora,
esa energía pura de tu pura existencia esmaltada
de chispas emergiendo, saltando desde tu corazón atizado de amor.
Volverás para acariciar el piso con tus plantas desnudas y blancas,
para compartirle de esa dicha saliendo espontánea,
viva,
resucitadora,
y acallar los lamentos que me entran y llegan
ahora hasta apretar mi cuello.
Tu cama te espera. Tus suaves almohadas y las sábanas
que teñiste con suspiros perfumados a naranja, a fresas,
a placeres de abrazos dulces, de miradas sin pena.
El sol saldrá pronto. Ya es casi la hora.
Y justo en ese momento, vendrás
para decirle al oído
que jamás te fuiste, en verdad, de nuestro lado.

Como el sol

                    Geovanny de Sosa (Geovanny Soto Sosa). Costa Rica.

Otras publicaciones del mismo autor:

Cuento del miedo                    Porque siempre quise conocer la nieve

Noventa días tiene Luz Marina

Los claveles de Melannia, por Geovanny Soto Sosa

Hoy queremos darle la enhorabuena a uno de nuestros colaboradores, Geovanny Soto Sosa, por la reciente publicación de su primera novela. ¡Felicidades!

SINOPSIS DE LA NOVELA

“LOS CLAVELES DE MELANNIA”

   Melannia, una adolescente de quince años, vive más para su celular y las redes sociales que para sí misma. Su vida familiar se destrozaba ante el inminente divorcio de sus padres cuando estos, de una manera que desorientó, incluso, al mismo forense, son asesinados en su propia habitación. Desde allí las cosas se complican para Melannia que cree hallar un consuelo en Claver, un joven de un colegio cercano a Velázquez, la ciudad donde vive Melannia (ciudad ficticia). A partir de su aparición, inician una serie de sucesos paranormales que afectarán la vida de esta joven, la de Vicky y Brandon (sus mejores amigos y compañeros de colegio) y la de Martín y de sus dos restantes hermanos. Y los claveles irán dando a Melannia la falsa sensación de que tiene el control de su vida y emociones.

   Una novela juvenil, de realismo mágico y paranormal, con elementos románticos, con investigación policial, una dosis de amistad sincera, y, sobre todo, una crítica social ante el exceso del uso de las tecnologías actuales. Un final inesperado abrirá la puerta para que el lector interprete todo el contenido de la novela según su óptica de la realidad que le rodea en esta segunda década del siglo XXI.

   Cabe decir, que esta novela hace intertexto con la que ha sido recientemente premiada en el certamen de la Universidad de Costa Rica (“Los Claveles de Melannia” hace mención de situaciones y personajes de la novela “Los Dueños de la Casa”).

los claveles de Melannia

Reseña de Yasmín Delgado Romero:

   Una novela de corte juvenil, sin el menor deseo de encasillarla, pero sí de resaltar la pericia del escritor, podríamos llamarle de lo real maravilloso, al mejor estilo de los inicios de García Márquez; con un contenido que invita desde sus inicios a prolongar la lectura sin pausas.

   Utilizando un lenguaje metafórico completamente estilizado, pero no por esto de difícil comprensión, permite al lector sumergirse en un mundo que, sin alejarse de la cotidianidad, le lleva a un mar de sentimientos; nos pasea por la alegría de la juventud, la complicidad, el amor utópico, así como nos consume en la más estrecha desesperación, tristeza e impotencia, todo esto mezclado con distintos momentos de sorpresa que dejan con la boca abierta a quien se sumerge por este maravilloso pasaje literario.

   Es un texto elaborado, sin lugar a dudas, con sutil pluma, ya que a lo largo de él no se deja ver el arrollador final que el autor preparó para el deleite del atento lector.

   La novela es una invitación al disfrute literario para todos aquellos que disfrutan de la compañía de un buen libro.

Yasmín Delgado Romero
Lic. Enseñanza del Español

¿Cómo adquirirla?

(El precio de la novela es de 6000 colones costarricenses. Se agrega costo de envío por correo certificado.)

Para todo Costa Rica: 7500 colones, depósito en cuenta # 200-01-129-074895-6 del Banco Nacional de Costa Rica (enviar foto de recibo o pantallazo —si se hace en línea— al correo geovannytrabajo@gmail.com, y dirección exacta).

Para toda América: 18 dólares por depósito en Western Union (en sus locales o en línea), a nombre de: Geovanny Soto Sosa (por favor, facilitar número de guía o depósito por Messenger o al correo geovannytrabajo@gmail.com, y dirección exacta).

Para toda Europa: 17.50 euros (seguir mismas indicaciones que para América).

Geovanny Soto Sosa (Geovanny de Sosa), escritor costarricense.

PÁGINA EN FACEBOOK:
https://m.facebook.com/profile.php?id=1489480451365095

En Editorial SonicerJ de USA:
http://sonicerj.com/?s=geovanny

Bienvenido a la Nada, por Jonathan Haller

LA ERA DE LA NADA
bienvenido a la Nada

2-. Bienvenido a la Nada

Demencial es la ausencia de lo que no fue.
Quietud que borra el significado,
¿anestesiarás mi nervadura en cada luna llena?
(¿Intentas desahogarte otra vez,
usando versos raquíticos que nadie entenderá?
Cede tu lugar ¡y vuelve a tus banalidades!
El oscuro pigmento, hastiado está de tus melancolías).

Catarsis de impreso quebrado,
un entrometido ente caza mis letras.
¿Por qué la quimera consiguió propia identidad?
Desearía abrigarme con el miedo,
pero el limbo del negado sentimiento me lo impide…
(Cargarás con una inservible reacción, niño sin hogar.
Jamás vi un cero positivo o negativo.
¿Acaso quieres ser el primero en vestirse con un símbolo más).

¡Cállate! (Idiota, no puedes silenciar al silencio mismo).
Puedo destruir la página;
sólo existes entre las palabras escritas.
(¿Cómo sobrevivirás sin la ayuda de mi discordancia?
Somos similares:
frágiles como la hoja hostigada por este soliloquio.
¡Vamos, quema el papel!
Te reto a eliminar tu debilidad revelada).
Si procedo, algo en mí también se irá.

Bienvenido a la nada;
discuto con mi rabia.
¿Quién es real?
¿El clamor del desesperado
o el eco perverso de la cacofonía?
A partir de su arribo yo soy ajeno.
Me desconozco, me odio.

La gravedad del error sigue acechándome.
El regreso y el predestinado mañana
preparan su recibimiento incomparable.
(Confesarte amortiguó tu caída,
no obstante, ha sonado la campana:
debes enfrentar tu espiral.
Nómbrame; sabes lo inverosímil que resulta ignorar
la resonancia interna de este anticristo rufián).

No necesito hacerlo…
Eres la misma nada y así te llamaré.
(Soy paciente; en cuestión de días serás tan mudo
como un idioma cimentado por doble us).

México. Carlos Ivan Alvarado Ruiz. (Jonathan Haller)