Como el sol, por Geovanny Soto Sosa

COMO EL SOL

Yo sé que volverás mañana…
Como el sol, sé que volverás mañana…
y calentarás otra vez la casa, mi cuerpo y las almas.
En tu equipaje se escondieron tus risas,
las que me enamoraron, las que adelantaban a
todas las tristezas enraizadas en el
substrato de mi mente,
las que dejabas para velar
el sueño rosa de los niños en su cuarto.
Las paredes de esta casa… de tu casa,
revivían ante tu despertar en cada aurora,
esa energía pura de tu pura existencia esmaltada
de chispas emergiendo, saltando desde tu corazón atizado de amor.
Volverás para acariciar el piso con tus plantas desnudas y blancas,
para compartirle de esa dicha saliendo espontánea,
viva,
resucitadora,
y acallar los lamentos que me entran y llegan
ahora hasta apretar mi cuello.
Tu cama te espera. Tus suaves almohadas y las sábanas
que teñiste con suspiros perfumados a naranja, a fresas,
a placeres de abrazos dulces, de miradas sin pena.
El sol saldrá pronto. Ya es casi la hora.
Y justo en ese momento, vendrás
para decirle al oído
que jamás te fuiste, en verdad, de nuestro lado.

Como el sol

                    Geovanny de Sosa (Geovanny Soto Sosa). Costa Rica.

Otras publicaciones del mismo autor:

Cuento del miedo                    Porque siempre quise conocer la nieve

Noventa días tiene Luz Marina

Anuncios

2 comentarios en “Como el sol, por Geovanny Soto Sosa

  1. Hermoso poema, Geovanny, hermoso…me gusta la rima libre y la métrica suelta, sin conteo silábico, aunque no la use. Estoy empecinado en la dificultad de la percepción, el fastidio de escribir en cuartetos rimados, el primero con el tercero y el segundo con el cuarto…es cosa de estilo…pero la belleza del pensamiento sobresalta en la expresión, en la escogencia de palabras, el marco y lienzo sobre el cual se pinta la inspiración. Eso hiciste, perfectamente, con fluidez sin tropiezos.

    En veces yo escribo en sextetos de pies cruzados, el primero con el tercero, el segundo con el cuarto, y el quinto con el sexto…pero es solo una simple escogencia…la metáfora es igual no importa cómo se exprese, y lo que queda en realidad es el significado de la idea, del espíritu del mensaje poético. El fenómeno que ocurre cuando se columpia la mente cautiva de una dimensión a otra, en la profundidad metafórica. Y en esa danza mental intelectual se alimenta el alma con suspiros añorantes del sueño que se persigue y no se encuentra: lo que da el poema.

    ¡Gracias!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s