La leyenda de Onninnona, Epílogo

Capítulos anteriores

Epílogo

            Los soles pasaron rápido y la Tierra Helada dio un cambio radical. La enemistad entre los clanes desapreció gracias a la guía de sus dos líderes Alana y Vencip, que finalmente se unieron en matrimonio, uniendo así ambos clanes. Esta unión hizo resurgir algo del pasado ya olvidado por todos, haciendo que los bindir de la región empezaran a recordar el espíritu de sus antepasados. Así fue como el nombre de la Tierra Helada fue reemplazado por el nombre original que se le dio al territorio de un principio, Cymru. Por desgracia, esa fue la única hazaña del ahora formado Clan Lazos del Ayer, ya que treinta soles después, un cataclismo eliminó a todos sus habitantes, haciendo que el Clan Martillo, un clan del sur, se alzara ahora con el dominio del territorio.

            En la actualidad, de todos los participantes de aquella historia del pasado, solo quedaba con vida un bindir. La pequeña Luz, ahora convertida en tinker*, que recorría los caminos del territorio contando historias a quienes quisieran escucharla.

            En ese momento se encontraba en una taberna recién construida en el interior del Bosque Central, a punto de comenzar a narrar una historia.

            Su cuerpo mayor hacía que sus noches de tinker estuvieran contadas, pero eso siempre dejaba de importarle cuando observaba las luces de los bindir que se reunían a su alrededor, deseosos de escuchar alguna de sus historias. Ahora mismo se encontraba junto a la chimenea, escuchando el crepitar del fuego mientras pensaba qué historia contaría esa noche invernal.

            Justo cuando la nieve empezó a caer en forma de pequeños copitos de nieve, algo en su mente se iluminó. Fue entonces cuando supo qué historia iba a contar.

            —Bienvenidos todos a la inauguración de la taberna el Pato Mareado —El tabernero de mullida barba rubia empezó a recitar con voz potente—. Os presento a Luz, la tinker que hoy nos acompaña.

            Luz se recostó mejor en su sillón al notar que todos la miraban

            —Bienvenidos todos y gracias por atenderme —dijo con educación mientras inspiraba hondo—. Hoy os contaré La Leyenda de Onninnona.

            En ese preciso instante una silueta muy familiar se asomó a la ventana de la pared de enfrente. Incluso entre todo el tumulto de bindir sentados, supo al instante de quién se trataba, a pesar de no haberla visto desde hacía tantísimos soles. Junto a la recién llegada un corpulento gregún salió en escena y ambos se quedaron mirándola, sonriéndoles.

            Un sentimiento de felicidad resurgió dentro de la anciana, que no pudo evitar derramar una lágrima.

            —¿Se encuentra bien? —le preguntó una pareja joven de enamorados sentados enfrente de ella.

            Luz no pudo evitar sonreírles mientras disimuladamente se limpiaba la cara.

            —Estoy bien, gracias —Les tranquilizó rápidamente.

            Al volver la mirada hacia la ventana, las dos siluetas se habían desvanecido, reemplazadas por la plácida caída de la nieve.

            Sin esperar ni un minuto más, empezó su historia.

            —Hoy os voy a contar cómo una mujer se convirtió en leyenda…

            Esa noche de invierno, mientras dormía en su cálida cama, Luz dio su último suspiro de vida. De ese modo se pudo reencontrar de nuevo con todos sus viejos amigos, que la estaban esperando en el umbral de la otra vida. Volvió a ver a su antigua maestra Mare, que tanto le había enseñado; al solitario Duminólix, que la había acogido como a su propia hija; a los príncipes Alana y Vencip, sus mejores amigos; y por último vislumbró a la mujer que cambió su vida, Onninnona, que seguía igual que la última vez que la había visto, siempre junto a su fiel compañero Cerdi.

            Todos le saludaron y gritaron su nombre mientras su alma se iba elevando hacia la luz. Así fue como Luz por fin encontró la paz definitiva junto a todos sus seres queridos.

            Justo en ese momento, cuando el último aliento de Luz se desvaneció entre las sabanas cálidas de su cama, alguien en alguna parte puso el punto y final en la historia que narraba todas las aventuras de Onninnona y su grupo de amigos.

            El escritor, feliz por ver cómo todos los integrantes de la historia habían tenido un final feliz, cerró el libro, encuadernado en cuero verde con incrustaciones de plata en la cubierta y el lomo, y se dispuso a colocarlo en una de sus estanterías donde se podían ver tantos y tantos volúmenes escritos de su puño y letra.

            Con una sonrisa en la cara, contempló por última vez el lomo del libro y susurró.

            —Hasta la próxima, joven guerrera.

*Tinker: Son seres que se dedican a contar cuentos por todos los rincones del mundo. Son muy populares por sus historias y por su gran repertorio de leyendas de todos los rincones del mundo.

Luna Sullyr.

Anuncios

Un comentario en “La leyenda de Onninnona, Epílogo

  1. La historia se acabó… Gracias a todos los que la han seguido y espero que les haya gustado. Mi intención era proclamar para estas fechas, el día de la presentación del libro “el despertar de la bestia” (historia principal) para que a todos los que les hayan gustado esta mini historia, pudieran comprar el libro. Por desgracias, por problemas con la editorial, se va a demorar el asunto y no tengo claro que se pueda solucionar antes de agosto (espero que sí, pero el tiempo va muy justo…). En cualquier caso, cuando sepa la fecha y la salida al mercado del libro miraré de comunicároslo de algún modo. Aquí os dejo la página web donde colgaré la fecha de presentación nada más saberla.
    http://lunasullyr.wix.com/lunasullyr

    Espero que paséis un buen verano y de nuevo, gracias por seguir la historia de la joven aventurera Onninnona.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s