El amor no entiende de distancias, por Xavi Benigni

Solo se tiene que amar para superarlo todo; el tiempo, la lluvia, los kilómetros. Si nos perdemos por la distancia, nos perdemos porque era mas fácil que amarnos. Nos perdemos porque el miedo de no vernos juntos, el miedo de sufrir, era más fuerte que las ganas de seguirse queriendo. Nos perdemos porque se tiene miedo, sea juntos o separados. En estos casos, lo más triste es ver a alguien luchar por los dos. Es ver a alguien que no lo quiere lanzar todo a la mierda y quiere seguir luchando, aunque el otro ya haya decidido. Hacerse falta da miedo, hace daño. Cuando una parte de ti, una parte de tu mundo, no está entre tus brazos, se sufre. Se tiene miedo de ya no ser una prioridad para la otra persona, se tiene miedo de ser un peso, de no ser imprescindible, o de ser sustituidos. En fin, se tiene miedo. Pero si es amor verdadero, el miedo se supera; se supera el miedo, la falta, la distancia, la incertidumbre, se supera todo, solo se tiene que querer. No existe una pareja perfecta, pero existen las parejas que no se quieren rendir. Donde el amor supera al orgullo, donde después de las discusiones y los gritos aún se aman más, porque se necesitan el uno al otro. No se puede decidir de quién enamorarse, el amor no se decide, el amor llega y punto. Y no importa si llega en el momento justo o no, si tiene un carácter opuesto al tuyo, si tiene el doble de edad que tú o la mitad, si es el justo o el más equivocado que te podrías encontrar, si está a dos pasos de ti o a la otra parte del mundo. Todo esto no importa. Si se ama de verdad se sienten igual sus manos aunque no esté a tu lado. Si se ama de verdad el corazón sigue caliente aún cuando estemos separados.

Xavi Benigni (Youtouber). España.
Vídeo: Youtube
Otras publicaciones del mismo autor:
Amar es breve, olvidar no tanto                                 Valórate

Amar es breve, olvidar no tanto; por Xavi Benigni

Amar es breve, olvidar no lo es tanto.
Es curioso cómo nos damos cuenta siempre demasiado tarde de lo importantes que son las personas que tenemos a nuestro lado. Nos parece todo tan normal cuando la vida avanza sin darnos cuenta. Hasta cuando empezamos a dar por sentadas muchas pequeñas cosas, hasta cuando alguien a quien amamos se cansa, y nos deja sin esperárnoslo. En aquel instante, en aquel preciso momento nos damos cuenta de que hubiéramos podido hacer mucho más.
¿Pero cómo podemos olvidar a alguien que nos ha dado tanto para recordar?
Claro, estaría bien tener un dispositivo que te haga olvidar los recuerdos, pero claro.. Eso solo ocurre en las películas. En la vida real no nos curamos nunca de lo que nos hace falta, nos explicamos otras verdades, nos habituamos a su ausencia.
Y la parte más difícil no es borrar el pasado, eso no se puede hacer. La parte más difícil será borrar de tu mente el futuro que habías imaginado a su lado.
Tendrás que habituarte a no pensar en eso, hasta que el recuerdo de aquella persona no sea dulcemente amargo, hasta que vuelvas a ser feliz, aunque no le hayas olvidado. Porque amar es posible, olvidar no.

Xavi Benigni (youtuber). España.

Otras publicaciones del mismo autor:
Fíate                                  Valórate

Sin título, por Nancy Ibarra

No, señores. Ustedes no entienden. Él me gusta porque tiene una voz melodiosa para mis oídos, porque en sus ojos puedo verme reflejada de cuerpo y alma, porque su cabello cobrizo rima perfectamente con su piel morena. Me gusta porque tiene una sonrisa preciosa, y déjenme decirles que no es una sonrisa cualquiera, no, señores, su sonrisa ilumina, crea, oscurece y destruye…, quiero decir, te mueve el piso para ponerlo más firme. Me gusta porque en su mirada he visto ternura, y entre hoyuelo y hoyuelo me he encontrado yo, con sus labios sobre los míos y viceversa. Me gusta de una manera tan especial, ¿se imaginan? Me gusta porque se ríe a más no poder, y se deprime hasta tocar fondo. Incluso, me gusta aún más cuando se levanta, así, despeinado, con los ojos hinchados, ojeroso y con su sonrisa perfecta, ¿cómo se puede estar mejor que eso? ¡Dios! Me vuelve loca a más no poder. Tan mío y tan suyo. Tan suyo, pero tan nuestro. Y yo, ¡Yo, señores! tengo la dicha de sentir su aroma, de tocar aquella constelación de lunares sobre su pecho y espalda, de escribirle, de cantarle, de verle, de escucharle, de suspirarle…, en fin. A lo que iba, él no me gusta para ahora, ¡No, señores! ¡Ustedes no entienden! Él me gusta para siempre.

Nancy Ibarra. México.

Piel azul, por Ángel Gabriel Luz

En una danza constante
con los acordes
de la melodía más hermosa
que Dios creó para ti.

Nuestras almas inmortales
bailan desnudas,
sin cuerpo que nos agobie
con su pesadez.

Solo el azul claro
de la piel de nuestras almas
se confunde con las cálidas
aguas del mar de la eternidad.

Me elevo contigo
y en un abrazo me uno a ti piel-azul
y la esencia de nuestras vidas
nos hace girar y girar.

El amanecer y el atardecer
se hacen uno solo,
el día y la noche también
y todo lo separado vuelve a unirse.

Así como estaba al principio
de la creación,
tú y yo, uno solo somos,
danzando libres sobre las aguas… besos para ti.

Ángel Gabriel Luz. El Salvador.

 

Otras publicaciones del mismo autor:

Tu guardián, tu guerrero             Caminantes en mi alma                Muerde mis sueños