Sin título, por Nancy Ibarra

No, señores. Ustedes no entienden. Él me gusta porque tiene una voz melodiosa para mis oídos, porque en sus ojos puedo verme reflejada de cuerpo y alma, porque su cabello cobrizo rima perfectamente con su piel morena. Me gusta porque tiene una sonrisa preciosa, y déjenme decirles que no es una sonrisa cualquiera, no, señores, su sonrisa ilumina, crea, oscurece y destruye…, quiero decir, te mueve el piso para ponerlo más firme. Me gusta porque en su mirada he visto ternura, y entre hoyuelo y hoyuelo me he encontrado yo, con sus labios sobre los míos y viceversa. Me gusta de una manera tan especial, ¿se imaginan? Me gusta porque se ríe a más no poder, y se deprime hasta tocar fondo. Incluso, me gusta aún más cuando se levanta, así, despeinado, con los ojos hinchados, ojeroso y con su sonrisa perfecta, ¿cómo se puede estar mejor que eso? ¡Dios! Me vuelve loca a más no poder. Tan mío y tan suyo. Tan suyo, pero tan nuestro. Y yo, ¡Yo, señores! tengo la dicha de sentir su aroma, de tocar aquella constelación de lunares sobre su pecho y espalda, de escribirle, de cantarle, de verle, de escucharle, de suspirarle…, en fin. A lo que iba, él no me gusta para ahora, ¡No, señores! ¡Ustedes no entienden! Él me gusta para siempre.

Nancy Ibarra. México.

Anuncios

Un comentario en “Sin título, por Nancy Ibarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s