Errores comunes en la lengua española

Hablar y escribir bien no es tan fácil, y en ocasiones, los propios medios de comunicación contribuyen a sembrar la confusión y normalizar errores. Ya vimos algunos ejemplos en el post El uso de las palabras, y hoy vamos a continuar con algunas palabras y expresiones que se usan incorrectamente con mucha frecuencia, incluso a veces por escritores, traductores y periodistas.

¿Alimentario o alimenticio?

Es harto común ver frases como esta: «Investigan una posible intoxicación alimenticia en la Base Militar de Cerro Murciano». En esta ocasión se trata del titular de una noticia publicada en el ABC Andalucía, por lo que es probable que tengamos tendencia a dar por hecho que no contiene errores.

Sin embargo, alimentario significa perteneciente o relativo a la alimentación, como industria alimentaria o cadena alimentaria. Alimenticio significa que alimenta o tiene la propiedad de alimentar, por lo que una intoxicación, en ningún caso puede ser alimenticia, sino intoxicación alimentaria. Un buen uso de esta palabra es, por ejemplo, el siguiente: «La jalea real tiene un alto poder alimenticio y energético».

Tal es así que…

«Tal es así que los derechos económicos, sociales y culturales son exigibles inmediatamente ante autoridades judiciales.» (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)

Esta expresión tan extendida no se considera correcta. Debería usarse en su lugar la variante tan/tanto es así que. Por ejemplo: «Tan es así que los resultados pueden facilitar la detección en los pacientes con más riesgo de padecer estos tumores».

Se trata de…

Esta expresión es impersonal, por lo que debe usarse sin sujeto, pero aún así es habitual ver y escuchar en los medios frases como «El agresor se trata de un hombre de 25 años de edad» (Azteca Noticias). Lo correcto en este caso sería utilizar el verbo ser (El agresor es un hombre de 25 años de edad), o reformular la frase omitiendo el sujeto.

¿Digresión o disgresión?

Disgresión no existe, por lo tanto, el uso correcto es digresión, que significa ruptura del hilo del discurso con algo vagamente relacionado. Aunque, una vez más, abundan los ejemplos del mal uso de esta palabra: «Así que permitirá el lector que abordemos ahora esta tarea: no es una disgresión, como alguno podría suponer…» (Una lengua para Babel: La nueva imagen del mundo)

¿Andrógino o andrógeno?

Andrógino se aplica a una persona que presenta rasgos externos que no se corresponden definidamente con los de su propio sexo, mientras que andrógeno es la hormona que induce la aparición de los caracteres sexuales secundarios masculinos. En esta web de moda y entretenimiento, Bezzia, vemos cómo se confunde el término: «La ambigüedad y el look andrógeno están de moda».

Idiosincrasia, idiosincracia, ideosincrasia…

La opción correcta es idiosincrasia, a pesar de los siguientes ejemplos de mal uso: «… deberíamos tener la forma o la idea, a través de la idiosincracia, de cómo es el jugador mexicano…»  (Diario Marca); «A Cunqueiro, más que los detalles, le interesa la ideosincrasia que los produce» (Las siete vidas de Álvaro Cunqueiro: cosmovisión, codificación y significado en la novela).

¿Hasta qué punto crees que estos errores pasan desapercibidos?

Andrea Nunes. España.

Otras publicaciones que podrían interesarte:

¿Junto o separado? (I)                                    ¿Junto o separado? II

 

Anuncios

13 comentarios en “Errores comunes en la lengua española

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s