El árbol que quería ser taza, por Andrea Nunes

Érase una vez un árbol inconformista. Vivía totalmente en desacuerdo con su existencia. Si al menos fuera un árbol de campo… se decía. Pero no, este árbol era de ciudad y estaba más solo que la una. Ni siquiera tenía otros árboles con los que compararse para saber al menos si era un buen árbol. Vivía en el patio empedrado de una universidad, rodeado de cemento. Lo más cercano a su especie que conocía era un banco de madera que había estado siempre a sus pies. Allí, bajo sus sombra, se sentaban los profesores a filosofar y a beber café. Traían sus propias tazas del despacho y, por algún motivo incomprensible, el árbol estaba totalmente fascinado por estas tazas. Veía el líquido humeante que contenían y le parecía que su tacto debía de ser muy agradable. Olía su aroma, y se perdía en ensoñaciones de una vida paralela totalmente disparatada. Ojalá fuera taza, pensaba.

Y una de las tazas, la roja, cansada de su vida en la alacena, del aliento de su dueño, y de la tortura del microondas, pensaba:

Ojalá fuera árbol.

árbol taza

 

Andrea Nunes. España.

Otras publicaciones de la misma autora:

El despertar de Astro                  Querido amor                         Procrastinación

Anuncios

2 comentarios en “El árbol que quería ser taza, por Andrea Nunes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s